Continuando con el tema de la semana pasada. . . .

1.- tenemos un solo y único objetivo en esta vida. Glorificar a Dios.

2.- ¿cómo? Pareciéndonos a Jesús, reflejando su imagen, la Biblia le llama a esto, Dar fruto, fructificar.

Vivir para cualquier otra cosa, nos llevará a una vida de insatisfacciones, problemas, depresiones, pleitos, etc. Porque así estamos diseñados, así nos hizo nuestro Creador.

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Mateo 6:33

Enfocamos todas nuestras fuerzas y recursos en buscar la forma de obtener $$más ingresos$$, porque estos ingresos se traducen en poder comprar más cosas o pagar más servicios, y estas cosas y servicios se traducen en comodidad y bienestar, esta comodidad y bienestar es pasajera, momentánea, porque su efecto es de corto tiempo y nuestro ser pide más, y regresamos al principio de la cadena, solo que más angustiados que al principio. . .

Nunca se sacia el ojo de ver ni el oído de oír, dijo el rey Salomón, nunca será suficiente, el ser humano siempre querrá más de todo, ¿entonces?.

Generalmente hablando, un reino se compones de tres cosas, un rey, súbditos y un territorio donde el rey gobierne. El Rey es Jesús el Señor, los súbditos somos nosotros, los que le hemos creído, y el territorio. . . es nuestra vida,

En la oración que Jesús nos dejó como modelo a seguir dice: “venga tu reino”. Quiere decir que ese reino donde Dios gobierna, se instaure en mi vida, entregarle TODO el territorio que le pertenece, que compró, que pagó Y QUE YA NO ES MÍO, y que comience su reinado EN MI VIDA, y que sea visible a la gente que me rodea. . . ya no vivo yo, más vive Cristo en mi, dijo Pablo (Gálatas 2:20), eso fue lo que dijiste cuando te bautizaste,
(a q u í p o n t u n o m b r e) queda enterrado, muerto, y comienza una nueva vida como esclavo, como siervo de Jesucristo. . . ya no puedo hacer nada si Jesús no me autoriza, no puedo tomar ninguna decisión por mí mismo, entrego mi vida a mi Rey.

Por consiguiente, mi forma de hablar tiene que ser normada según la Biblia, mi forma de vestir, tiene que ser normada según la Biblia, yo ya no puedo tomar ninguna decisión, SOY UN IMITADOR DE JESÚS, Y Jesús se sujetó a la voluntad del Padre para darnos el ejemplo, no hacía lo que Él quería, seguía fielmente la agenda del Padre, esto hace un discípulo, imitar al maestro.

Ahora toda la perspectiva cambia ¿no?, tu trabajo primero, ya no es la actividad que venías realizando, tu trabajo primordial ahora, es: reflejar su gloria, Dios te pondrá en un trabajo donde te puedas relacionar con las demás personas para que le puedas dar a conocer, con tu vida y luego con tus palabras.

No debes buscar la mejor universidad, la que más te guste, debes permitir que el Espíritu Santo te guíe para entrar a la universidad donde Dios te necesite usar, para que ahí tenga un siervo suyo reflejando su imagen. . . ¿recorte de personal?, ¿Crisis? Dios tiene todo bajo control. Si llegan a despedirte, es porque Dios te necesita en otro lugar. . . casa, comida y vestido los tienes garantizados, el mejor seguro de desempleo. . . ¿le crees a Dios? Aquí es donde Dios pone a prueba tu fe.

Tu vida debe estar normada y regida por la voluntad de Dios.

Él se encargará de proveerte TODO, TODO, TODO, TODO, lo que necesitas, entonces y solo entonces hallarás descanso para tu alma Mateo 11:29

No te afanes, no te preocupes, no gastes tiempo en lo que no está en tus manos, Papá Dios se encarga de eso, descansa, deja de aferrarte en el mañana, pueden hoy venir a pedir tu alma y todo lo que has trabajado, poco o mucho, ¿de quién será?, he escuchado a muchas personas decir: “tengo que dejarle un patrimonio a mis hijos”, ¿sabes? Tus hijos, no son tuyos, son de Dios, y Él verá por ellos, son herencia suya y solo te los prestó un rato para que comenzaras a hacer discípulos, tus hijos son tus primeros discípulos, la imagen de Dios reprodúcela en ellos, para que entregues buenas cuentas a tu Creador. . . Dios no te pedirá cuentas de cuántos pantalones les compraste, o si los mandaste a la mejor escuela de tu ciudad, Dios te pedirá cuentas de que tan afilados los dejaste (¿te acuerdas que los hijos son flechas? Salmo 127:4), de cómo y cuánto trabajaste en enseñarles a honrar a Dios, de cómo les pusiste el ejemplo para glorificar y amar a Dios.

Jesús dijo: Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre. Juan 6:27

Tristemente me he dado cuenta que en la sociedad que se dice cristiana, el grupo de gente que se reúne cada domingo a realizar liturgias, existen los mismos problemas, que en la sociedad no cristiana, existen las mismas familias desunidas, los mismos hijos rebeldes y desobedientes, los mismos afanes y preocupaciones por el trabajo y por la economía, los mismos miedos por la inseguridad y la violencia que vivimos en el país, las mismas vidas vacías, huecas, insatisfechas, y esto es porque existe una gran diferencia entre creer en Dios y creerle a Dios. . .

¿Creer? Los demonios también lo hacen, así que si solo crees, entre un demonio y tú, no hay diferencia.

¿Creerle? Implica obediencia, implica confianza, implica verdadera paz y gozo, no hay congruencia si le crees y no le obedeces. no hay congruencia si dices creerle y vivir como el mundo.

La Biblia está llena de promesas, de una vida abundante, feliz, llena de paz y gozo, Jesús dijo: yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Juan 10:10, Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Salmo 23:5

No te acostumbres a tu actual estilo de vida, pensando que. . .pues. . . ¡así es!, ¡ya qué!, ¡ya ni modo!, ¡no hay remedio!, ¡Sí lo hay! Y se llama Jesucristo. . . .

Entrégale todas las áreas de tu vida, TODAS, para que Él instale Su Reino de justicia, paz y gozo, y comience esa transformación que nos hará verdaderamente libres. . .

te mando un abrazo!